Samsung Galaxy S8, ¿hasta qué punto se distancia de la gama Note?

Samsung Galaxy S8, ¿hasta qué punto se distancia de la gama Note?

Publicidad

Al fin ha llegado el día que llevaba meses anticipándose a base de anuncios oficiales, rumores y filtraciones más o menos controladas. El Samsung Galaxy S8, y su hermano mayor Plus, ya son oficiales. Los candidatos a convertirse en el mejor móvil Android de este 2017, y quién sabe si en los mejores del mercado con permiso del futuro iPhone 7s, ya se han dado a conocer.

La pregunta es obligada viendo sus características y el aumento de tamaño que Samsung ha llevado a cabo reduciendo los marcos. ¿Queda sitio para la gama Note después de las características de estos dos S8? Lo contestaremos más adelante, o trataremos de hacerlo, pero mientras tanto veamos qué es lo que el Galaxy S8 tiene en su interior, que es lo que realmente interesa.

Así es el nuevo Samsung Galaxy S8

Samsung Galaxy S8

En esta renovación de la gama S de Samsung deberíamos empezar hablando de la pantalla, pues se trata probablemente del cambio más significativo desde la generación anterior protagonizada por los S7 y S7 Edge. Hablamos de que los paneles Super AMOLED del fabricante coreano crecen hasta las 5,8 pulgadas en el caso del S8 y hasta las 6,2 pulgadas en el caso del modelo Plus. Un buen salto teniendo en cuenta que venimos de 5,1 y 5,5 pulgadas.

La resolución de ambos aumenta ligeramente pues también varía el aspecto del panel, de 16:9 pasamos a 18,5:9, casi el 2:1 que nos ofreció el LG G6 hace no muchas semanas. Eso fuerza a la resolución a crecer en altura llegando hasta los 2.960 píxeles por 1.440 píxeles. Esta apuesta se refuerza con el software del propio teléfono que permitirá, entre otras cosas, tener una app abierta y ver un vídeo en la parte inferior, el modo PiP. Un discurso similar al de LG aunque con matices.

La pantalla es la protagonista en este nuevo diseño de la línea S que lleva los marcos al mínimo

Como vemos, la pantalla ha adoptado por completo el diseño de los modelos Edge, que desaparecen en esta versión al integrarse en la nueva gama como un estándar. Así, la pantalla curva de los S8 y S8 Plus contará también con soporte para HDR10, más contraste y brillo para contenido multimedia y ofrecer una experiencia mejor y más inmersiva. Dicen que las curvas son más resistentes a los toques involuntarios, habrá que ponerlas a prueba.

En cuanto a la potencia bruta, Samsung no se ha privado de nada en este lanzamiento. En ambos modelos nos encontramos dos opciones de chip, el Snapdragon 835 por una parte y el Exynos 8895 por la otra. El modelo que disfrutaremos en Europa será el Exynos, un chip de ocho núcleos a 2,3GHz y 1,7GHz acompañado por 4GB de RAM y 64GB de almacenamiento interno. Según Samsung, hasta un 21% más potente que el S7. No faltará la ranura para expandir la memoria vía microSD, por supuesto.

Samsung Galaxy S8

Llegamos a las cámaras, uno de los aspectos que más se valora en las gamas altas y que ya lleva tiempo logrando para si un protagonismo a muy alto nivel. Nada de doble cámara, en los S8 tendremos un sensor trasero de 12 megapíxeles con apertura f/1.7 y estabilización óptica, además de un sensor frontal de 8 megapíxeles, también f/1.7, y con autofocus. Así que ya lo sabéis, nada de enfoque al infinito a la hora de tomarnos selfies y realizar videoconferencias.

La cámara trasera cuenta con tecnología Dual Pixel, un sistema de enfoque que ya vimos en los Galaxy S7 que ayuda a que el enfoque se realice de forma más precisa y rápida combinando bondades de otros sistemas, como el PDAF. De nuevo obtenemos ayuda del software para la cámara frontal ya que podremos añadir stickers a nuestras fotografías, para los fans de jugar con este sensor y llevar los resultados un poco más allá.

No todas las características son idénticas en ambos S8, como hemos visto en el caso de la pantalla. La diferencia de tamaño también altera las baterías, así que tendremos 3.000 mAh para el S8 y 3.500 mAh para el S8 Plus. Ya veremos cómo responden al tener que alimentar paneles de mayor tamaño, aunque los procesadores consuman menos y esté todo más optimizado. Por cierto, cuenta con carga inalámbrica y también carga rápida.

¿3.000 y 3.500 mAh para estos tamaños de pantalla? Habrá que ponerlos a prueba

No habíamos hablado de la seguridad pero ahora es el momento. El Galaxy S8 y su hermano mayor, S8 Plus, incorporan tanto lector de huellas como chip NFC, por lo que el acceso a los pagos móviles y a Samsung Pay está garantizado, pero además cuenta con un detector de rostros, bastante veloz, y de iris. Todo ello configurable para que podamos decidir qué hacer con cada uno, como desbloquear el teléfono, acceder a carpetas seguras, etc.

Las dimensiones de estos nuevos Galaxy S8 son de 148,9 x 68,1 x 8 mm para el modelo normal y 159,5 x 73,4 x 8,1 mm para el modelo Plus, con 155 y 173 gramos de peso respectivamente. Y podemos cerrar hablando de la conectividad, con LTE categoría 16 y hasta 1Gbps de datos, WiFi ac, Bluetooth 5.0, USB tipo C, y GPS con soporte para GLONASS, Galileo y Beipov. Ambos S8 llegan con Android 7.0 y protegidos contra polvo y agua con la IP68.

Samsung Galaxy S8, especificaciones

Samsung Galaxy S8

Galaxy S8

Galaxy S8+

Pantalla

Super AMOLED 5,8 pulgadas a 2960x1440

Super AMOLED 6,2 pulgadas a 2960x1440

Procesador

Snapdragon 835 o Exynos 8895

Snapdragon 835 o Exynos 8895

RAM

4GB LPDDR4

4GB LPDDR4

Memoria

64GB UFS 2.1 más microSD

64GB UFS 2.1 más microSD

Cámaras

12 megapíxeles f/1.7 con OIS y 8 megapíxeles f/1.7

12 megapíxeles f/1.7 con OIS y 8 megapíxeles f/1.7

Batería

3.000 mAh con carga rápida e inalámbrica

3.500 mAh con carga rápida e inalámbrica

Dimensiones y peso

148,9 x 68,1 x 8,0 mm y 155 gramos

159,5 x 73,4 x 8,1 mm y 173 gramos

Conectividad

LTE cat. 16, WiFi ac, Bluetooth 5.0, USB tipo C, GPS

LTE cat. 16, WiFi ac, Bluetooth 5.0, USB tipo C, GPS

Otros

NFC, lector de huellas, protección IP68

NFC, lector de huellas, protección IP68

Sistema

Android 7.0 bajo Touchwiz

Android 7.0 bajo Touchwiz

Samsung Galaxy S8, precio y disponibilidad

Samsung Galaxy S8

Los nuevos Samsung Galaxy S8 y Galaxy S8 Plus estarán disponibles para su compra próximamente y el precio oficial será de 809 euros para el modelo normal y de 909 euros para el modelo Plus. Recordemos que los móviles llegarán en tres colores: Midnight Black, Orchid Gray y Arctic Silver. Ambos terminales estarán disponibles para compra libre el próximo 28 de abril.

La Caixa, además, ofrecerá una compra aplazada en exclusiva para los dos modelos incluyendo el color violeta. Se entregará en domicilio a partir del 19 de abril, 9 días antes de la fecha de salida oficial, y éstos serán sus precios en 20 cuotas:

  • Galaxy S8 - 40,45€/mes sin seguro - 52€/mes con seguro
  • Gaaxy S8 Plus - 45,45€/mes sin seguro - 57€/mes con seguro

Además, si el cliente en cuestión ha comprado un S7 o un S7 Edge con este mismo sistema de pago aplazado con ellos, La Caixa ofrece la recompra del terminal con un descuento que será de 240 euros en el caso del S7 Edge.

Y una vez visto esto, ¿hay hueco para los futuros Note?

Samsung Galaxy S8 y S8 Plus

En cuanto se observan las características de ambos Galaxy S8 surge la duda de forma automática, ¿qué separa a este modelo S8 Plus de un futurible terminal de la línea Note? A lo largo de los años la distancia entre ambas gamas se ha ido recortando, hasta el punto de que cuando llegó el Galaxy Note 5 todo quedó en 0,2 pulgadas. Siempre teniendo en cuenta el Galaxy S6 Edge Plus, no el Edge normal ni el modelo plano.

Pero las diferencias entre ambas gamas no han sido sólo cosa de pulgadas, pese a que el gigantismo de los Note los beneficiase en un primer instante. Todo tenía que ver con la productividad y con el famoso S Pen que ha acompañado a la línea desde sus inicios. Es algo con lo que no cuentan los S y que, por tanto, influirá únicamente a los usuarios de estos lápices. Pues el resto de mejoras han ido llegando, poco a poco, a los demás teléfonos.

Con el "crecimiento" de los S, la necesidad de que la línea Note siga existiendo quedará limitada al software

En el aspecto de seguridad incluso encontramos el escáner de iris en los nuevos S8, una característica que había estrenado el Note 7 meses antes. No cabe duda de que el S Pen ha sido diferenciador pero, ¿tanto se usa realmente? Tengamos en cuenta que ahora el S8 Plus nos ofrecerá 6,2 pulgadas de pantalla, mucho tiene que crecer el Note 8 para no parecer un hermano casi gemelo. O ser plano, pero con el antecedente del Note 7 nos tememos que no será así.

Así que todo quedará en el terreno del software, en las mejoras que Samsung decida seguir brindando a sus terminales Note para que puedan reinar en el campo de la productividad y en terrenos más laborales. Porque de no ser así, de no haber algo diferenciador en este aspecto, pocas diferencias quedarán entre comprar un S8 Plus ahora o esperar al Note 8 al mes de septiembre.

Samsung ha hecho bien ofreciendo el máximo posible de características a su línea S, la más emblemática de la casa, pero no cabe duda de que los Note han ido viéndose asfixiados con el paso del tiempo. De Samsung dependerá volver a insuflar oxígeno a la línea Note después de este lanzamiento, sobre todo después del golpe sufrido tras la decepción del Note 7 y los problemas con sus baterías.

Ahora os pregunto yo a vosotros, ¿hay hueco para los futuros Note?

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio