"Es una gran pérdida para los usuarios". Huawei sobre su frustrada llegada a los operadores de EEUU

"Es una gran pérdida para los usuarios". Huawei sobre su frustrada llegada a los operadores de EEUU

Publicidad

A pesar de no contar con una de las trayectorias más largas ofreciendo telefonía móvil de consumo, Huawei ha logrado hacerse un importante hueco en el sector. A base de ampliar su catálogo, bien nutrido en las gamas de entrada y media y meterse en la pelea de los mejores smartphones que nos podemos comprar a día de hoy, la marca china ha alcanzado el tercer puesto por ventas a nivel mundial.

El punto negro o el mercado donde Huawei no consigue atraer a tantos usuarios es Estados Unidos. Allí contar con presencia en los operadores sigue siendo un imprescindible para colocarse entre las marcas más vendidas, gracias a las subvenciones controlan el 90% de la venta de móviles, y cuando todo apuntaba a que Huawei lograría entrar por fin en los catálogos de distintas compañías, los acuerdos no se han acabado de cerrar.

El CES, que se celebra en Las Vegas, era el marco idóneo para que Huawei por fin pudiese anunciar que tendría smartphones en el catálogo de al menos de uno cuatro - AT&T, Verizon, T-Mobile, Sprint - grandes operadores estadounidense. En cambio, la presentación local del Mate 10, ya presentado a nivel global en Berlin en el mes de octubre, no ha podido ir acompañada de ese anuncio, limitándose su disponibilidad a tiendas como Best Buy o Amazon.

Las presiones políticas habrían pesado

En diciembre comenzaron a llegar los rumores de que el mayor operador de Estados Unidos, AT&T, habría llegado a un acuerdo con Huawei para vender su Mate 10 Pro, aunque de fondo también se habló de un acuerdo con Verizon. Todo estaba, supuestamente, listo para el gran anuncio en el CES pero una decisión de "última hora" habría hecho que AT&T no acabase de rubricar su firma en el acuerdo, dejando en la cuneta a Huawei.

Como explica el The New York Times, las razones del paso atrás de AT&T no está del todo claro, pero la política estaría de fondo. Un grupo de abogados escribieron con anterioridad a la FCC, el regulador de las telecomunicaciones del país, expresando sus dudas sobre la conveniencia de que un operador estadounidense firmase un acuerdo con una empresa de telefonía china como Huawei, a la que acusan de tener lazos con el gobierno chino y de ser un posible foco de espionaje.

A pesar de no tener pruebas de ello, Huawei es acusada de tener lazos con el gobierno y espionaje chino

Los smartphones de Huawei se pueden comprar sin problemas en Estados Unidos, pero con un casi control absoluto del mercado por parte de los operadores, es muy difícil que ninguna marca alcance un gran nivel de ventas sin estar presente en sus catálogos. La acusación de un supuesto espionaje (que no se ha podido respaldar con ninguna prueba) buscaría que los móviles Huawei no se popularicen, de manera que no lleguen a mandos y altas esferas.

De telón de fondo también está la truncada compra de MoneyGram por parte de Alibaba, tras no aprobarla los supervisores estadounidenses, con la presión de fondo de abogados que apuntaban al riesgo de permitir que una compañía china accediese a datos de usuarios americanos. A ello hay que sumar que AT&T está pendiente de recibir el visto bueno (o no) para comprar Time Warner y crecer como operador global de telecomunicaciones.

El CEO de la división de consumo habla

Para tener declaraciones oficiales sobre el asunto hubo que esperar a la conferencia de Huawei en el CES. Como explican en The Verge, en su tramo final, el CEO de la división de productos de consumo de la marca, Richard Yu, se salió del guión para hacer referencia a su intento infructuoso de que el Mate 10 estuviese en las tiendas de operadores. Tras afirmar que su marca se ha ganado ya la confianza de los operadores y consumidores de su país de origen, de países emergentes y de Europa, tocaba hablar sobre Estados Unidos.

Todos pierden, por tener menos facilidades para acceder a smartphones prometedores

En un tono muy distinto al del resto de su conferencia, Richard Yu aseguró que el no haber alcanzado finalmente un acuerdo con los operadores estadounidenses era una pérdida para ello, pero también para los operadores y aún mayor para los consumidores, por tener menos opciones para acceder a sus smartphones. No hubo referencias directas a ninguna compañía, quizás porque desde Huawei no quieren cerrar la puerta a un acuerdo futuro, pero lo cierto es que Yu tiene razón: todas las partes pierden.

En Xataka | Huawei Mate 10, análisis: todo un acierto en diseño y cámara que juega también la baza de su precio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio