Adiós a Vertu, cierra el fabricante de los teléfonos más caros y extravagantes

Adiós a Vertu, cierra el fabricante de los teléfonos más caros y extravagantes

Publicidad

En un mercado tan saturado como el de la telefonía móvil, con tantos fabricantes ofreciendo opciones a todos los niveles de precios y especificaciones, Vertu sobrevivía a duras penas posicionado como uno de los constructores de los teléfonos más caros del planeta. Lujo y materiales exóticos poblaban el catálogo de un Vertu que nació a manos de la Nokia que hoy resurge con HMD y Android.

Parece que, sin embargo, no hay tanta demanda de teléfonos ultracaros como puede parecer, pese a que habitualmente solemos considerar a los millonarios como gente extravagante y caprichosa. Hoy, Vertu cierra sus puertas y su fábrica de Reino Unido deja de funcionar, dejando en la calle a los más de 200 trabajadores que hasta ahora diseñaban y construían a mano sus terminales.

Vertu era de Nokia

Vertu nació en el año 1998, mucho antes de la era de los smartphones que explotó definitivamente con la llegada del iPhone y su, un año después, tienda de aplicaciones para iOS. Lo hizo en el seno de Nokia, que por entonces controlaba el mercado con puño de hierro y no podía atisbar cómo se desinflaría posteriormente para acabar en manos de Microsoft y, años después, resucitada por HMD Global.

Los finlandeses se deshicieron de Vertu en 2012, cuando se vendió al fondo privado EQT que también la traspasó en el año 2015 a Godin Holdings, una compañía de origen chino. Vertu no conseguía remontar en ventas y no dejaba de causar pérdidas así que de Godin Holdings pasó a ser propiedad de un empresario turco exiliado, Hakan Uzan, en 2016.

Vertu Signature

Uzan pagó 50 millones de libras, unos 56,6 millones de euros, para lograr reflotar una marca que seguía posicionada en el nivel más alto de precios del mercado con teléfonos como el Signature Touch, construido a mano en piel y titanio y decorado con oro y brillantes. La línea Signature llegó a presentar este año una versión especial que, por la módica cantidad de 350.000 euros, se entregaba en helicóptero.

Pero Hakan Uzan no ha sido capaz de conseguir que la compañía reflote y se haga cargo de los más de 120 millones de libras esterlinas en deudas acumuladas a lo largo de los últimos años. Se acaba aquí el camino de uno de los fabricantes más curiosos y pintorescos que se recuerdan, y la fábrica inglesa de donde salían sus teléfonos tiene ahora un cerrojo en la puerta.

El fabricante desaparece pero Uzan conservará el registro de la marca Vertu, por lo que no se descarta que puedan volver en el futuro en forma de chapas, como un fabricante que siga los pasos de la actual Vertu o reconvertido en otra cosa distinta. Ya se verá qué pasa en los próximos años con Vertu pero lo único cierto a día de hoy es que la fabricación de sus terminales ha llegado a su fin. Cierre por periodo indefinido y una más que probable desmantelación para afrontar las deudas.

Vía | The Verge
En Xataka Móvil | La última locura de Vertu es un teléfono de 350.000 euros entregado en helicóptero

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio