LG G6, review con vídeo

LG G6, review con vídeo

Publicidad

Ya está entre nosotros la mayor apuesta en móviles de LG hasta que toque el turno de que la línea V tome el relevo en el mes de septiembre. Hasta ese momento, el LG G6 brillará con luz propia al frente del catálogo del fabricante coreano con una noble y difícil tarea, hacer olvidar a un LG G5 que decepcionó en su apuesta por lo modular, y también en cuanto a venta, pero no así en rendimiento general.

Con la premisa de eliminar los marcos, LG ha apostado por un nuevo formato para su pantalla, alargando el teléfono pero haciéndolo manejable. Un teléfono con pantalla gigante y cuerpo mediano que combatirá contra los gigantes del mercado por hacerse con el trono al mejor smartphone de este año. Aunque no tendrá las cosas nada fáciles. Mientras tanto, vamos a someterlo a un análisis para ver qué es capaz de dar de sí, cómo ha resultado la propuesta de LG para este 2017.

Protagonismo absoluto para la pantalla y la doble cámara en la vuelta a la esencia

El diseño de pantalla alargada con dos caras completamente planas gobierna en el primer vistazo que echamos al flagship de LG. En él encontramos características de modelos anteriores como su doble cámara con una lente específica para tomas de gran amplitud, o como el contar con protección contra polvo y agua, un detalle que se echó en falta en el modelo anterior. Conozcamos mejor a este LG G6 antes de meternos con él en el quirófano.

¿El teléfono más compacto con pantalla grande? LG G6, ahora, no tiene rival. Una maravilla de diseño
LG G6, características técnicas
Dimensiones físicas 148,9 x 71,9 x 7,9 mm (163 gramos)
Pantalla IPS LCD 5,7 pulgadas
Resolución 2.880 x 1.440 píxeles (564ppp)
Procesador Qualcomm Snapdragon 821
RAM 4GB

Memoria 32/64GB

Versión software Android 7.0 - LG UX 6.0
Conectividad LTE Cat 9 (450/50 Mbps), USB Type C 3.1 (On-The-Go)
Cámaras Doble cámara de 13 megapíxeles. Cámara frontal de 5 megapíxeles
Batería 3.300 mAh
Precio Pendiente de fecha y precio
Otros Radio FM

Un teléfono robusto, resistente y minimizando riesgos

Quinta

Abandonar la modularidad ha hecho que este LG G6 pueda contar con una característica interesante que aporta una mayor resistencia al terminal: la protección contra polvo y agua. No podemos obviar la sensación de fragilidad que ofrece el contar con un 80% del frontal recubierto de pantalla, aunque las esquinas redondeadas aportan un punto bastante atractivo al conjunto. Sin apenas marcos, podemos estar ante una suerte de "pequeño Mi Mix" que resulta cómodo en mano.

La moda de los teléfonos sin marcos llega a medias a este LG cuyas esquinas curvadas lo hacen realmente atractivo

Toca hablar de las líneas de diseño de este LG G6 y de la personalidad que muestra tanto su frontal como su espalda, con el dibujo que forman los dos sensores traseros junto al lector de huellas. Con el marco de aluminio fija las dos placas de cristal que envuelven un cuerpo unibody, sellado y resistente al agua con protección IP68, que nos impedirá, no obstante, reemplazar la batería.

Se agradece la presencia de Gorilla Glass 5 en la espalda y de Gorilla Glass 3 en el frontal, jugando con la delgadez máxima pero jugándosela al restar protección. Gorilla Glass también está presente en las cámaras, con el cuarto grado de protección para ambas lentes. Y como suele ocurrir con los teléfonos de metal, las huellas están presentes, más en el modelo negro que en el resto de opciones. En cuanto a conectores, tendremos USB C y jack para auriculares. Además, el USB es 3.1 y cuenta con soporte OTG.

Una pantalla alargada, una nueva proporción

Pantalla

Podemos llamarlo 18:9 o 2:1, pero lo que queda patente es que las 5,7 pulgadas QHD+ del LG G6 estrenan nuevas dimensiones, un espacio en el que caben dos cuadrados de 1.440 píxeles de lado y que nos permite, gracias a sus píxeles extra de largo, ver contenido panorámico y mantener los botones de navegación en pantalla. Una apuesta con la que marcar diferencias frente a la competencia.

La pantalla, IPS LCD, se comporta además de forma excelente en la representación de color y en su definición, con unos ángulos de visión a buen nivel y cuyo brillo nos permite ver el teléfono a plena luz del día sin problemas. Hablamos, recordemos, de un panel que se sitúa a máximo brillo por encima de los 600 nits.

El rendimiento en exteriores del panel IPS LCD de LG sorprende, por encima de los 600 nits

El panel está pensado para el consumo multimedia, o eso afirman sus diseñadores, y su nueva proporción logra un 11,3% extra de información en pantalla que además cuenta con Dolby Vision y HDR 10 para llevar la experiencia al más alto nivel. La intención de LG ha sido la de asemejar la calidad de visión a sus monitores de referencia, por lo que la calidad está garantizada. Hemos hecho pruebas con contenido 4K y se ve muy atractivo, tanto la demo que incluye el teléfono como contenido externo.

La eterna duda del procesador, ¿hardware débil?

Snapdragon2

A fin de llegar antes al mercado que el Samsung Galaxy S8, y sabiendo que el Snapdragon 835 tendría problemas de disponibilidad durante algunos meses, en LG optaron por el chip de Qualcomm del cierre del pasado 2016. El G6 monta un Snapdragon 821 y siembra la duda sobre su capacidad para competir contra las generaciones que ahora llegan y, sobre todo, sobre su durabilidad con soporte por parte de su fabricante.

Para apoyar a este procesador, LG ha montado un sistema de refrigeración especial que funciona a la perfección. El teléfono se calienta entre muy poco y nada, y desarrolla toda su potencia con ayuda de 4GB de RAM y 32GB de almacenamiento interno que podremos ampliar. Habrá versión de 64GB para Asia, afortunados los que puedan acceder a ella, pues el sistema se queda con 10GB para consumo propio, un nuevo obstáculo para un teléfono que costará por encima de los 700 euros.

No notaremos la ausencia del Snapdragon 835, el teléfono está muy bien optimizado

¿Y qué tal funciona el lector de huellas? Toca decir que no es un botón sino que se trata de un sensor táctil que no tendremos que presionar, y aunque sentimos que el lector de este G6 es ligeramente más lento que el montado por parte de su competencia, como Huawei, no presenta un punto problemático.

La autonomía es mediocre, los 3.300 mAh se quedan cortos

Sd 32GB de memoria lo mismo es poco para algunos usuarios, a sabiendas que 10GB se los come el sistema. Como veis, hay espacio para una microSD junto a la SIM

Apostar por un cuerpo unibody implica no poder reemplazar la batería, pero en compensación se montaba una pila interna con 500 mAh extra con respecto al modelo del año anterior. Con todo, este aspecto no es precisamente el punto fuerte del teléfono y los resultados obtenidos durante la prueba nos ofrecen un resultado bastante parecido al obtenido con el LG G6.

Autonomía brillante no, carga rápida sí, carga inalámbrica no

Hablamos de una pantalla mayor pero también de una batería que ha crecido en consonancia. Basándonos en análisis anteriores, es probable que este LG esté un paso por detrás incluso del Galaxy S7 y el iPhone 7, terminales del pasado año y que encontrarán renovación mucho antes que el modelo de los coreanos. La pantalla es gigante y hay que alimentarla, y eso redundará en que será difícil llegar a casa con más de un 25% de batería. En gamas altas, la exigencia ha de ser mayor.

Como nota positiva, tendremos carga rápida. Con ella podremos rellenar el teléfono completo en una hora y tres cuartos y tan sólo necesitaremos 35% para devolverle la mitad de la carga. Doze también se porta bien, por lo que el teléfono en espera consumirá muy poca energía. Eso sí, no esperéis carga inalámbrica pues no llegará más que a Estados Unidos o Corea del Sur.

La pantalla crece y el software se adapta

Software

Con este LG G6 estamos ante un terminal con Android 7.0 Nougat y la ya clásica personalización que LG aplica a sus dispositivos. Lo interesante es que todo se adapta al nuevo alto de pantalla y la capa LG UX 6.0 permite aprovechar la proporción 2:1 de este LG G6. Sólo por tener más píxeles verticales, las aplicaciones podrán mostrar más información en pantalla, algo que se agradecerá en navegación web, en el correo o en apps de mensajería.

El formato de pantalla también facilitará otros usos como el de dos aplicaciones de forma simultánea o la nueva interfaz para la cámara. Sobre la adaptación de algunos juegos, lo normal es que aparezcan bandas negras a cada lado, aunque tendremos modos de adaptación para aplicar zoom si así lo deseamos.

La interfaz de LG se adapta al nuevo aspecto de la pantalla de su G6

Volviendo al sistema hay que decir que hay tres tipos de escritorios, podemos poner uno típico Android, con su cajón de aplicaciones, o uno más iOS, sin él. El tercero se llama ‘Easy Home’ y muestra en formato grande las principales opciones. Podemos tirar de un gestor de temas si no nos convence el aspecto ideado de serie, que LG ha diseñado para casar con el color externo de cada equipo.

Mención especial para el asistente de Google, presente en este LG G6 aunque por ahora sólo funciona en inglés. Tampoco es más listo que Google Now de momento, pero ofrece una posibilidad de interactuar con el teléfono a través de la voz y nos dará respuestas automáticas en la web, puntos cercanos gracias a la geolocalización, agregará recordatorios e incluso nos traducirá textos si se lo pedimos.

La clave, las cámaras: más consistentes y divertidas

Camaras Misma disposición de cámaras que en el LG G5, pero aquí la joroba no se nota

Haber probado anteriormente el LG G5 nos traía hasta este G6 con las expectativas altas, y la configuración de doble cámara se convertía en uno de los puntos a destacar, y también a explotar. Dos objetivos distintos, ambos bastante angulares, para poder obtener fotografías con mucha más amplitud, aunque su resultado sea un proceso de software al unir la información de ambas lentes.

Ha habido mejora desde el LG G5 pues en este modelo no hay apenas diferencias entre ambas lentes traseras, dos sensores IMX258 de 13 megapíxeles en ambos con la diferencia de que la lente de uno es f/1.8 con 71 grados y la del otro es f/2.4 con 125 grados. La principal, además, está acompañada de un estabilizador óptico, un dato a tener en cuenta si queremos hacer fotografías en movimiento o con baja luminosidad. Siempre será mejor echar mano del primer sensor que del segundo.

G6 Foto
G6 Foto 2

El LG G6 obtiene tomas fantásticas con buena luz y el angular es divertido tanto en exteriores como en interiores. Hay que destacar el comportamiento de las lentes con baja luz, sobre todo por no tratarse de sensores con pixeles muy grandes. El G6 también ha mejorado con los enfoques y con la selección de la exposición, gracias sobre todo a que cuenta con un sistema de doble contraste: CDAF y PDAF. Contraste y fase.

Tendremos modos creativos, como la posibilidad de capturar dos fotografías cuadradas unidas en una sola imagen, opciones manuales para los más avezados en el terreno fotográfico y el añadido del camera roll, que se aprovecha del espacio extra de la pantalla para mostrar las últimas fotografías capturadas.

Frontal

La cámara de este LG G6 mantiene un nivel alto, perdiendo megapíxeles con respecto al G5 pero ganando en rango dinámico y definición, y cuenta con una configuración más equilibrada y completa. En cuanto a la cámara frontal, 5 megapíxeles con un angular de 100 grados, menos definida que las cámaras traseras y con problemas con baja luz, aunque logra capturar buenos contenidos para redes sociales, y tiene un buen rendimiento en vídeo para videoconferencias.

LG G6, la opinión de Xataka

Final

Posiblemente lo mejor que podemos decir de este LG G6 es que los coreanos se han dejado de experimentos. Han apostado por construir un terminal sólido, con buen rendimiento, buen diseño y una cámara que vuela muy alto, y lo han conseguido pese a contar con sus puntos grises a lo largo del camino. Con todo, LG ha hecho su trabajo de forma sobresaliente.

Si estabas esperando que alguien hiciera un teléfono compacto con pantalla espectacular, LG G6 es la mejor opción

El teléfono es realmente bonito y pequeño para el tamaño de pantalla que coloca en nuestras manos, y las únicas pegas que podemos encontrarle a nivel general es que en Europa no tendremos el modelo de más alto nivel, sino que sus mejores piezas quedarán distribuidas por otros mercados. La carga inalámbrica, la mayor capacidad, el DAC especial de audio...

El éxito de este teléfono dependerá de cuan fuerte sea la apuesta de Samsung con su futuro Galaxy S8, pues ya en Corea está logrando recortar terreno al gigante de sus compatriotas. El reinado de LG puede ser corto, de acuerdo, pero por el camino pueden lograr acercarse a su máximo rival. El LG G6 nos deja un gran sabor de boca y ya tenemos ganas de ver qué serán capaces de hacer con el futuro LG V30.

Más información | Xataka

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio