La eSIM o SIM virtual no llegará a los smartphones de manera masiva hasta 2019

La eSIM o SIM virtual no llegará a los smartphones de manera masiva hasta 2019

Publicidad

El Mobile World Congress de 2016 estuvo protagonizado parcialmente por la eSIM o SIM virtual. En el marco del congreso móvil la GSMA dio a conocer el siguiente paso de las tarjetas SIM, que no nos llevará a una SIM todavía más pequeña que la nanoSIM, si no a su desaparición como un elemento extraíble, para pasar a estar embedida en todo tipo de dispositivos.

Y a pesar del amplío respaldo que ha recibido la eSIM por parte de operadores y fabricantes, todavía son muy escasos los dispositivos que cuentan con una de ellas. Tablets y wearables la están adoptando poco a poco y aunque su llegada a smartphones se esperaba ya, un nuevo informe de IHS Markit pone nueva fecha para su uso a gran escala en teléfonos: 2019.

La SIM virtual traerá distintas ventajas, pero de momento las disfrutamos en muy pocos dispositivos, como los últimos iPad o el Samsung Gear 2 que vende en España Orange. Entre ellas está la posibilidad de elegir un paquete de datos de distintas compañías y poder usarlo al instante, sin contrataciones complicadas, poder cambiar de operador desde el mismo dispositivo o incluso conectar a internet dispositivos que antes, por la complicación de integrar una SIM, permanecían desconectados.

Pero su salto a los smartphones se está resistiendo. Las primeras noticias apuntaban a que a finales de 2016 ya podríamos conocer algún teléfono y a día de hoy todavía no conocemos ninguno. Ninguna marca se atreve a dar el paso y según apuntan desde la firma de análisis IHS Markit el desembarco empezaría en 2018. Entonces llegarían los primeros smartphones con eSIM integrada, pero todavía sería una fase casi experimental.

Previsión de dispositivos con eSIM

Las previsiones apuntarían que sería ya en 2019 cuando la eSIM se extienda de verdad. Para entonces fabricantes líderes como Samsung, Apple o Huawei la incorporarían a sus terminales y se convertiría en un estándar a nivel global, aunque el proceso para arrinconar las tarjetas SIM tradicionales y que acabasen desapareciendo tomaría todavía varios años.

Mientras tanto, la eSIM seguirá intentando demostrar sus bondades conectando distintos dispositivos, desde los que pueden caer en manos de usuarios de a pie como tablets o smartwatches a los destinados a usos más profesionales. El respaldo de operadores y fabricantes parece inequívoco, por lo que su implantación, aunque lenta, llegará.

Vía | PhoneArena

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio