Telegram quiere plantar cara a WhatsApp, y tiene cartas para hacerlo

Telegram quiere plantar cara a WhatsApp, y tiene cartas para hacerlo

Publicidad

Los hermanos Durov son los responsables de VK, la red social rusa que es análoga a Facebook en ese país, y se han lanzado también a otro proyecto: la creación de una aplicación de mensajería instantánea que pueda convencer a los usuarios de dar el salto en un segmento en el que hay claras consolidadadas como WhatsApp (en nuestro país) o KakaoTalk, WeChat y LINE en Asia.

Esa aplicación es Telegram, y son muchas las prestaciones que sus creadores ponen como argumentos para comenzar a usarla. Entre ellas esgrimen tres: el cifrado de los mensajes, la utilización de un modelo parcialmente Open Source, y la gratuidad de la aplicación. El apartado de la seguridad ha sido especialmente cuidado con el desarrollo del protocolo MTProto que cifra las conversaciones y las hace teóricamente privadas entre emisores y receptores. A esa característica se le suman otras dos muy interesantes: la posibilidad de crear chats secretos (con más opciones de cifrado que hacen los mensajes indescifrables incluso en los servidores de Telegram), y la de enviar mensajes para luego borrarlos tanto en nuestro teléfono como en el de los receptores, una característica claramente trasladada de soluciones como Snapchat.

Open Source, pero no 100%

Otro de los fundamentos de este desarrollo es el uso de licencias Open Source para parte del código. El cliente de Telegram sí es Open Source, por ejemplo, pero no el software del servidor, que sus creadores afirman que "va a ser gradualmente abierto a finales de este año".

La razón de no ofrecer todo el código es la de evitar la creación de múltiples servidores que harían que los usuarios no se pudieran comunicar "de una nube a otra". El argumento parece tener sentido, y lo cierto es que la API que ofrece la empresa permite que otros desarrolladores y empresas expandan las capacidades del cliente y que de hecho creen sus propios clientes en todo tipo de plataformas.

Esa apertura ha hecho posible por ejemplo que Telegram no solo esté disponible en móviles, sino que también haya versiones para Windows, OS X y Linux, lo que hace posible mantener conversaciones en un dispositivo móvil y continuarla en el PC, por ejemplo. Las versiones ofrecen en todos los casos las mismas prestaciones, y la edición para iOS que repasaron en Applesfera es idéntica --con las diferencias lógicas en pequeños detalles visuales-- a la que analizaron en profundidad nuestros compañeros de Xataka Android.

La posibilidad de crear grupos de hasta 200 personas (50 en WhatsApp), de enviar todo tipo de archivos de hasta 1 GB (solo fotos, vídeos y audio en WhatsApp) y de usar varias plataformas (solo el móvil en WhatsApp) es un claro ejemplo de los argumentos que Telegram quiere usar para convencer a los usuarios de comenzar a utilizar esta aplicación de mensajería instantánea.

Telegram

TelegramMensajería instantánea

Más información | Telegram

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio