No quiero sexo, uso Tinder porque estoy solo

No quiero sexo, uso Tinder porque estoy solo

Publicidad

A mediados de 2012, Sean Rad y Justin Mateen cambiaron la manera de establecer relaciones afectivas a través de Internet. Fue entre los muros de la Universidad del Sur de California donde nació la búsqueda del amor a base de swipe que a día de hoy utilizan millones de personas en todo el mundo.

Los detractores de Tinder dirán que la aplicación solo es un escaparate del mercado de la carne donde encontrar sexo ocasional, mientras que otros lo defenderán a uñas y dientes, alegando no solo que a ellos les funciona, sino que conocen incluso parejas que se han casado tras conocerse en ella. Pero dentro de este ecosistema de usuarios también encontramos gente que no busca ni una cosa ni la otra, gente que utiliza Tinder para encontrar amigos. Hemos tenido la oportunidad de encontrar a algunos y de hablar con ellos.

«Porque todo el mundo está en Tinder»

Como decimos, el algoritmo del amor cuenta con una facción de personas que no ven Tinder como un lugar donde encontrar el amor o una noche de sexo casual, sino que utilizan la aplicación como una herramienta para encontrar personas con las que hacer planes, como salir de fiesta o irse de viaje.

Uno de ellos es Daniel Ariesto (nombre ficticio para preservar su intimidad así como el del resto de entrevistados), quien reconoce utilizar Tinder habitualmente para encontrar personas con las que pasar tiempo de ocio, y que incluso está suscrito a la versión premium de la aplicación. Ante la simple pregunta de por qué Tinder y no otra aplicación específica para hacer amigos, Daniel nos responde con un tajante «porque todo el mundo está en Tinder».

Según nos explica nuestro primer entrevistado, además del gran número de usuarios que utilizan la aplicación, el sistema de geolocalización también le permite encontrar personas con las que hacer planes y no verse tan solo cuando viaja por su trabajo como operador de cámara, pero reconoce que aunque tiene abiertas las búsquedas para ambos sexos, solo ha conseguido establecer comunicación con mujeres.

«Solo he tenido matches con chicas y aún así debo reconocer que se sorprenden mucho cuando les digo que únicamente quiero amistad»

«Durante el casi año y medio que llevo utilizando Tinder para conocer gente no he conseguido conocer hombres con los que hacer planes, solo he tenido matches con chicas y aún así debo reconocer que se sorprenden mucho cuando les digo que únicamente quiero amistad».

TINDER

Es lógico que Daniel o (spoiler alert) nuestros siguientes entrevistados solo hayan logrado reciprocidad con personas de su mismo sexo, ya que Tinder es una red social que se presupone para buscar algo más que amistad y además, oficialmente enfocada a personas heterosexuales (aunque en países como Marruecos donde su versión homosexual, Grinder, está completamente prohibida, es utilizada por dicho colectivo como tapadera).

Pero volviendo a Daniel y su experiencia en Tinder buscando amistad pura, él añade que de esa búsqueda también han surgido algunos 'romances': «no te voy a mentir, de algunos de los matches que he logrado en esta búsqueda de amigos algunos se han convertido en ligues, pero en realidad sí que he conseguido muchas amigas e incluso grupos de amigos a raíz de ellas con los que hacer planes».

Actualmente Daniel dice tener varios grupos de amigos procedentes de esta búsqueda en Tinder, pero aún así sigue utilizándolo cuando viaja y para ello además, paga. Le preguntamos qué tiene de bueno pagar por Tinder si solo queremos tener amigos y nos responde que: «no puedo enumerarte de memoria los privilegios que obtengo al pagar por Tinder, pero sí decirte que a mí lo único que me interesa es que al cambiar de país pueda tener la facilidad de ver a personas que ya me han dado un like para ahorrarme tiempo a la hora de establecer comunicación con ellas.»

«Soy raro, o al menos eso me dice la mayoría de la gente»

Enrique Ortiz es otra de estas rara avis que hemos localizado en nuestra búsqueda. Él nos cuenta que ha utilizado y utiliza Tinder para hacer amigos, aunque como Daniel, solo ha conseguido establecer relación con mujeres: «comencé a utilizar Tinder hace unos años porque me tuve que mudar de Asturias a Galicia y estaba muy solo. La usé y me vino bien para conocer gente sin más, sin liarme con nadie, y ahora que he vuelto a Asturias y mis amigos están todos casados, he vuelto a darle uso».

Captura De Pantalla 2018 07 05 A Las 16 38 52

Enrique también suscribe aquello de que usa Tinder en lugar de otras vías porque en ella está todo el mundo y además asegura «sí que me ha servido para conocer gente, de hecho gracias a Tinder tengo amigas con las que salgo y les cuento mis cosas, y que ellas me cuentan las suyas sin más, sin necesidad de sexo».

Pero Enrique afirma también que no siempre le ha sido tan sencillo encontrar mujeres que acepten esto de que él solo quiera amistad (y adjunta captura a modo de prueba): «al menos aquí en Asturias todas las mujeres te dicen que no buscan sexo o relación, que solo quieren amistad, pero en cuanto les dices que buscas lo mismo, que solo quieres planes de amistad, van dejándote de hablar o incluso te rechazan abiertamente».

Enrique cierra su testimonio con un cóctel agridulce que combina satisfacción y resignación: «debe ser que yo soy raro, o al menos eso me dice la mayoría de la gente por no buscar sexo en Tinder, pero bueno, encontré grandes amigas y me quedo con eso».

Mujer y amistad en Tinder: deporte de riesgo

Sonia tiene 33 años y ni ha estado casada ni dice tener ganas de estarlo. Sin embargo, todos sus amigos están contrayendo matrimonio y teniendo descendencia, por lo que Sonia se ha quedado sin pandilla con la que ir a tomar algo, al cine o de vacaciones. Ella también ha probado a utilizar Tinder para conocer gente, pero su suerte quizás ha sido algo peor que la de nuestros anteriores entrevistados.

«La verdad es que al principio me asusté bastante por las reacciones que me encontraba, pero afortunadamente hay de todo». Sonia nos cuenta que decidió utilizar Tinder para encontrar a gente con quien hacer planes por los mismos elementos comunes que hemos visto hasta ahora: la gran cantidad de usuarios que están en ella y la posibilidad de encontrar a gente cercana. «Yo solo busco a alguien que viva cerca para tomar unas cañas un sábado por la tarde o para ir a ver la última de Jurassic Park, pero es más difícil de lo que te imaginas».

Nos cuenta que durante sus incursiones tinderianas se ha encontrado de todo: «hay hombres que cuando les dices que no buscas nada a priori, que solo quieres encontrar amigos para hacer cosas, se lo toman muy bien y no son pocos los chicos con los que he quedado y que ahora son mis amigos».

«Me han llegado a llamar cosas muy desagradables como 'buscona' o 'calientapollas' solo por decirles lo que buscaba en realidad»

Sin embargo no todo son buenas reacciones, «un buen número de hombres se ofende, me increpan, me dicen que qué hago en Tinder entonces si solo quiero jugar a las casitas, e incluso me han llegado a llamar cosas muy desagradables como 'buscona' o 'calientapollas' solo por decirles lo que buscaba en realidad».

Dice Sonia que a pesar de encontrarse con ese tipo de personas indeseables, sigue utilizando Tinder para buscar amigos porque en términos generales le ha ido muy bien. Además añade que le resulta muy sencillo establecer comunicación con la gente, y lo que es más importante, también dejar de tenerla «es tan sencillo como deshacer el match y hacer como que esa persona que te faltó el respeto jamás ha existido».

Si funciona qué más da

Tras hablar con estos usuarios "especiales" de Tinder y escuchar sus vivencias, nos queda claro que al final cada uno puede darle el uso que quiera a un servicio o aplicación, siempre y cuando mantenga unos principios básicos de respeto. Tinder se define a sí misma como «una aplicación para conocer gente nueva» sin especificar un fin concreto, pero ha sido enfocada por los usuarios desde sus orígenes como una app para conocer personas con fines románticos o libidinosos. Sin embargo David, Enrique y Sonia nos han demostrado que también es una buena cantera de amistad.

Puede que Tinder sea una aplicación enfocada desde sus orígenes a conocer personas con fines románticos o libidinosos, pero David, Enrique y Sonia nos han demostrado que también es una buena cantera de amistad.

Es cierto que al tratarse de una minoría, de algo fuera de lo habitual, es complicado encontrar gente que busque lo mismo que nosotros o incluso es posible que nos recriminen o falten el respeto por darle supuestamente "un mal uso", pero parece que con paciencia, como si de buscar oro en el río con un colador se tratase, podemos encontrar también amistad en tiempos de Tinder.

En Xataka Móvil | Hater, una app al más puro estilo Tinder que une a la gente según lo que odia

Temas
Publicidad

Te puede interesar

Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio