Aplicaciones que te "escuchan" y mandan mensajes por ti: cómo gestionar los permisos de las apps de terceros

Aplicaciones que te "escuchan" y mandan mensajes por ti: cómo gestionar los permisos de las apps de terceros

Publicidad

Tras la reciente polémica de mano de Facebook, la facilidad con la que la privacidad de los usuarios puede ser vulnerada vuelve a ser un tema preocupante situado en el punto de mira. Muchos usuarios han decidido dar de lado a la red social pero no nos engañemos, Facebook no es la única aplicación a la que le concedemos permisos.

Y es que cuando instalamos una aplicación en nuestro teléfono móvil, éstas siempre nos piden permisos y aunque algunas pedirán lo justo, otras seguramente requieran acceso a cosas que ni siquiera necesitan, como el registro de llamadas o los SMS. Es importante saber qué permisos otorgamos, en qué nos afecta y cómo podemos revocarlos.

¿Qué otorgamos con el acceso a teléfono y SMS?

Cuando aceptamos que una aplicación acceda al teléfono, le estamos dando las potestad de poder marcar números de teléfono. Este tipo de permiso tiene lógica cuando hablamos de aplicaciones para realizar llamadas, como Skype o Google Talk, por lo que lo ideal es que utilicemos la lógica y no aceptemos estos permisos en aplicaciones que no estén enfocadas a las llamadas o videollamadas.

Pero además de marcar números, con este permiso también permitimos que la aplicación pueda recopilar información sobre nuestra actividad en las comunicaciones de voz. Por ejemplo, puede registrar las llamadas realizadas, recibidas, los números con los que hemos interactuado y la duración de la llamada, saber nuestro número de teléfono, la información de la red móvil, e incluso el estado de las llamadas en curso.

PERMISOS

En el caso de los permisos para acceder a los mensajes de texto, cuando lo autorizamos, permitimos que la aplicación tenga acceso a nuestros mensajes recibidos (pueda leerlos) y también le damos pie para que pueda enviarlos. En el caso de las aplicaciones maliciosas, este tipo de permiso les da el poder para suscribirnos a servicios premium que pagamos en nuestra factura sin darnos cuenta.

También nos encontramos con el caso de los troyanos bancarios que entran ocultos en supuestas aplicaciones de mensajería y así, al concederles el permiso para leer mensajes de texto, pueden interceptar contraseñas bancarias e incluso confirmar transacciones sin que el usuario lo sepa.

¿Cómo vemos los permisos concedidos?

Pese a que puede que ya ni nos acordemos de lo que hicimos cuando instalamos las aplicaciones, concederles permisos no es algo irrevocable, siempre podemos ir una a una comprobando la coherencia de lo que le hemos concedido, para decidir así mantenerlo o eliminarlo. Vamos a ver cómo comprobarlo y gestionarlo en ambos sistemas operativos.

Gestionar permisos de aplicaciones en Android

En el caso de los teléfonos Android tendremos que acceder desde el menú de ajustes principal y entrar en la opción "Aplicaciones". Una vez aquí elegimos las aplicaciones que queramos comprobar y pulsamos sobre ellas para ver toda la información al respecto, entre la que nos encontramos la opción "Permisos".

Android

Al pulsar sobre los permisos, tendremos una vista general de todo lo que le hemos concedido a la aplicación. Cada permiso está acompañado de una pestaña que nos permite activar o desactivar, por lo que lo único que tendremos que hacer es desactivar aquellos que no consideremos "lógicos".

Gestionar permisos de aplicaciones en iOS

En el caso de iOS la acción es similar, comenzando por acceder mediante desde los ajustes del teléfono. Aquí haremos scroll hasta el final y veremos la lista de las aplicaciones que tenemos instaladas en el iPhone. Al pulsar sobre cada una de ellas, accederemos a todos sus accesos concedidos y nuevamente podremos desactivarlos desde las pestañas que los acompañan.

Ios

Lo justo y necesario

Ya hemos visto que es muy sencillo saber qué permisos le hemos concedido a una aplicación de terceros y quitárselo si hiciera falta, pero como hemos comentado en ocasiones anteriores como en el caso de los virus o las estafas, aquí lo mejor es curarse en salud aplicando la lógica.

Si por ejemplo instalamos un juego, no tiene ningún sentido que (aunque nos lo pida) le demos acceso al teléfono, contactos o a nuestros SMS, por lo que antes de pulsar el botón "aceptar" parémonos a pensar si queremos proteger nuestra privacidad e incluso evitar el malware.

En Xataka Móvil | Los virus en WhatsApp, cómo llegan y cómo evitarlos

Temas
Publicidad

Te puede interesar

Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio